no hay quien goce pelar una cebolla















no hay quien goce pelar una cebolla
cortarla como se pueda
sofreírla en aceite caliente
si cocinar es una obligación marital

y si saber cocinar
es perder la revolución feminista
tampoco vale la pena
este toque a quemado
que le quedó a la salsa
culpa del poema

4 comentarios:

Akira dijo...

Muy bueno, esas imagenes tan condensadas y breves, le dan mucha fuerza,saludos!

fauno dijo...

mi cebolla

mañanera

mi compañera

con morrones y

amor y

pimienta.

VENUS dijo...

que delicia la cebolla, pocos poemas le han cantado, se merece una oda entera!

Haffner dijo...

Muy interesante el blog y las actividades que promueven.

Si te dan ganas te invito a darte una vuelta por los míos:

gramatica-generativa.blogspot.com
haffner-cae.blogspot

Saludos.